lunes, 29 de enero de 2018

Reseña: 'Inocencia interrumpida'

Autores: Pedro Castillo y Pablo Palazuelo


Editorial: Autopublicado

Número de páginas: 160

Año de edición: 2017

Lugar de edición: España

Sinopsis: Lujuria homicida, el móvil de todo crimen sexual. También el de cinco jóvenes españolas llenas de vida y sueños por realizar. En este libro se analizan estos dramáticos sucesos, que tanto conmocionaron a la sociedad española. Además, se estudian la revolución forense del ADN, las dificultades para su implantación, los falsos culpables, los confidentes y los errores y aciertos de jueces y policías.

El doctor Pedro Castillo estudió Medicina en la UAB. Ha sido director médico en empresas sanitarias y Premio Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica por un libro sobre la depresión. Asimismo, ha coordinado investigaciones y difundido sus resultados en hospitales de Europa y América. Actualmente se dedica a la divulgación de temas de salud y criminología.

Pablo Palazuelo es un célebre escritor indie autor de Nunca es tarde para morir.

BASADA EN HECHOS REALES


Inocencia interrumpida es un libro de no ficción que narra diecinueve años de investigación de los más importantes crímenes sexuales. Todos los hechos relatados en la novela son REALES y se pueden consultar en cualquier hemeroteca. Esta obra podría considerarse, en cierta forma, un reportaje novelístico al estilo de A sangre fría de Truman Capote. Utiliza los recursos formales y expresivos propios de la literatura (concretamente, del género negro) para analizar los casos de las violaciones y asesinatos de unas muchachas a medio camino entre la infancia y la pubertad.

Desgarradora. Es la única palabra que necesito para describirla. Me costó mucho terminármela porque era sumamente impactante (incluso aunque hubiera sido de ficción y no un informe de hechos reales, me habría encogido el corazón). Muchos podrían pensar que una obra de estas características pudiera resultar morbosa, pero nada más lejos de la realidad. El autor y su colaborador relatan de una manera diáfana, tratando de analizar hechos, situaciones, causas y consecuencias de unos crímenes terribles, pero siempre desde el más profundo respeto a la víctima y a sus familias, sin recrearse en las descripciones de las situaciones grotescas y sin ficcionarlas.

Realmente, más que la propia violación, este libro se centra en cómo se investigan y resuelven estos crímenes. Se pone de manifiesto la evolución de los métodos científicos utilizados para identificar a los culpables, y la actuación desde el ámbito legal para juzgar a los mismos. Este libro hace una crítica y da a entender que (como en todas partes) hubo trabajadores implicados y otros totalmente deficientes a la hora de aplicar la justicia. Todo esto me lleva a pensar que la finalidad del tomo es visibilizar cómo se actúa desde el ámbito policial y judicial en estos crímenes que, pese a ser tristemente habituales, tienen unos procesos muy poco conocidos.

Hay que tener la cabeza fría para leer este libro. Los autores en ningún momento buscan la lágrima fácil, sino que todo está contado desde el raciocinio y la objetividad de la resolución de un caso, pero no deja de ser impactante... Cuando vemos estos casos en los medios de comunicación nos indignamos y sufrimos, pero solo durante los minutos que dura la noticia. Con estos relatos nos obligamos a estar presentes en el lugar de los hechos y a vivir estas barbaridades en primera persona.

Con todo, es un libro que debiera ser leído para comprender la magnitud del problema y para conseguir una mayor empatía que nos lleve a establecer nuevas políticas y leyes para lograr una mejor resolución de los casos. Es una de esas obras que te dan una bofetada de realidad, mostrándote aquello que no quieres ver.