sábado, 10 de febrero de 2018

Reseña de la saga 'Orissa'

Autor: Alberto Rueda

Saga: Orissa I y II

Editorial: Ediciones Proust

Número de páginas: El total de la saga es de 804

Año de edición: 2016

Sinopsis: La India, finales del siglo XIX. Dos bandidos irrumpen en una choza alrededor de la medianoche, y sin dar explicaciones, asesinan al sepulturero que duerme en su interior. Acto seguido, prenden fuego a la construcción con su hijo dentro y desaparecen sin dejar rastro. Pese a todo, el joven paria consigue escapar milagrosamente de entre las llamas y salvar su vida. Aturdido y confuso, el niño llega a una vieja abadía cercana, cuyos monjes pronto se apiadan de él y le ofrecen cobijo. Durante los años siguientes, Nagesh crece al amparo de los religiosos, de quienes recibe alimentos y una buena educación. Sin embargo, su apacible vida monacal no logra mitigar las ansias de venganza que desde aquella noche afloran en su cabeza. Un deseo muy difícil de realizar, por otra parte, pues desde el primer día, y sin revelar los motivos, el obispo que dirige la congregación prohíbe a Nagesh poner los pies fuera del monasterio. Poco a poco, el veto se irá volviendo cada vez más insoportable, especialmente después de que, en una escapada furtiva, Nagesh conozca a Shefali, una hermosa chica hindú que vende flores en el mercado. Pero el obispo ya no puede ceder, teme que el muchacho acabe descubriendo el enfermizo secreto que encierra el pasado y, con ello, los designios que muestran los libros, los templos y las constelaciones que alumbran el cielo finalmente se hagan realidad.

Alberto Rueda es analista informático en el sector aeronáutico, ocupación que alterna con su pasión por la escritura. Tras ocho años de cuidada preparación publica Orissa. Recientemente ha publicado Hale-Bopp.

Se trata de una bilogía bastante extensa perteneciente al género de la novela histórica, pero con marcados tintes de aventura, acción, drama y, como no podía faltar, el componente amoroso (pero esto no se desarrolla al principio, ¡hay que ser pacientes!). Lo que hace especial a Orissa es que no se desarrolla en los típicos escenarios históricos que estamos acostumbrados a ver en el mundo de la novela (dícese de la Edad Media en Europa). El autor viaja a otra época, concretamente, a la etapa colonialista; pero también nos sitúa muy lejos de España, atravesando el continente asiático hasta llegar a la India. Concretamente, la trama se desarrolla en el territorio que le da nombre a la novela (aunque en Google pone que se llama Odisha), una región real. Y, sin duda, lo que más me ha gustado ha sido todo lo que he aprendido sobre el lugar gracias al libro.

El argumento versa sobre la historia de Nagesh, un chaval huérfano de madre (SPOILER: y luego huérfano a secas) que tiene que buscarse la vida mediante la mendicidad, el pillaje y el crimen para sobrevivir en una sociedad en la que no es más que un paria. Si algo aprecio del libro es que se describe perfectamente el sistema de castas y las tradiciones culturales de la india. Peeeero, no es una época histórica estable sino más bien convulsa, pues con el colonialismo llegan misioneros y curas que exportan su religión; de modo que, a través de los ojos del protagonista, asistimos a un periodo de tensa convivencia y comparación entre hinduísmo y cristianismo que presenta más de una reflexión para el lector avispado.

Más allá de esto llegan las tensiones entre personajes que se odian, los amoríos complicadillos, los secretos que deberán desvelarse... Además, se pone el foco en otros problemas sociales, por ejemplo, la prostitución.

Me ha gustado bastante la narración. El lenguaje está embellecido, pero no por ello, se hace pesado. El autor ha puesto la dosis perfecta de lirismo para no agobiar al lector en 800 páginas.

Si lo que más me ha gustado del libro ha sido lo bien ambientado que está (está claro que el escritor se ha documentado a fondo) y la narración, lo que no me ha terminado de convencer ha sido cómo están descritos los personajes. No he terminado de congeniar ni de identificarme con ellos... Solamente lo he conseguido con Nagesh y Shaana.

Por descontado, hay que tener en cuenta que el machismo es inherente a la trama, pero esto sucede en cualquier novela histórica (al margen de lo que digan, no todo tiempo pasado fue mejor, especialmente para las mujeres).

Como conclusión, si te gusta la novela histórica y conocer culturas "exóticas" (lejanas o muy diferentes a la occidental), este libro es una opción entretenida.

¡Ah! ¡Un último apunte! Yo leí el libro I y el II, pero el autor ha hecho una obra que compila ambas partes. Es esta de aquí.